Rossinyols en conserva

INGREDIENTES

Rebozuelos frescos
Aceite
Sal

PREPARACIÓN

Limpiamos bien las setas en un bol con agua. Calentamos una cazuela con un chorrito de aceite, añadimos las setas y ponemos a punto de sal. Las setas sacaran toda el agua, antes de que reduzca paramos la cocción. Ponemos las setas en tarros de cristal y las cubrimos con el agua que han soltado. Añadimos unas gotas de vinagre para la conservación. Si nos faltara agua podemos añadir un poco. Acabamos de llenar el bote con una capa de aceite.
Cerramos bien los botes y los ponemos en una olla con agua fría. Los dejamos hervir al baño María durante 30 minutos, paramos la cocción y dejamos enfriar dentro de la misma olla. Una vez fríos, los etiquetamos y los dejamos en un lugar oscuro, fresco y seco.

 

PARA SABER MÁS

Es una receta sencilla y relativamente rápida de preparar. Esta receta también nos sirve para otros tipos de setas.

CONSEJOS PARA HACER LA CONSERVA

Los botes de cristal y las tapaderas deben de estar muy limpios. Debemos comprobar que cierren bien. Los botes deben llenarse hasta la base del cuello, tiene que quedar un espacio vacío entre la base del cuello y la tapadera. Cuando los hervimos, podemos poner unos trapos de cocina entre los botes para evitar que se toquen entre ellos y se rompan. El tiempo de cocción lo empezamos a contar a partir de la ebullición del agua, que debe estar a 100ºC. 

RESULTADO
Setas en conserva riquísimas, el sabor se mantiene como el primer día. Nada que ver con las conservas que podamos comprar.

Montse