INGREDIENTES PARA UN MOLDE DE 26cm

300 g de harina
125 g de mantequilla
70 g de agua mineral muy fría
1 cucharada de café de sal
1 molde de 26 cm de diámetro

 


PREPARACIÓN Y COCCIÓN

Sacamos la mantequilla de la nevera horas antes; debe tener textura de pomada. Pesamos la harina y la mezclamos en un bol con la sal. Añadimos  la mantequilla en trocitos y lo trabajamos rápidamente con las puntas de los dedos hasta obtener una textura similar a la arena. Incorporamos el agua. Amasamos la masa, añadimos una cucharada más de agua si es necesario. Nos debe quedar una bola lisa, homogénea y compacta que no se pegue a los dedos. Ponemos la bola dentro de un bol, la cubrimos con film y la dejamos 30 minutos en la nevera.
Calentamos el horno a 200ºC. Sacamos la masa de la nevera y la estiramos con un rodillo dándole forma redonda y fina. Para trasladar la masa en el molde, la recogemos con el rodillo y la vamos desenrrollando encima. Presionamos con los dedos para ajustarla a la base. Recortamos lo que sobre. Pinchamos la base con un tenedor para evitar que  suba en el horno. La dejamos en la nevera unos 15 minutos.
Seguidamente, cubrimos con papel de horno y, encima, podemos poner legumbres. Nosotros hemos puesto piedrecitas de la playa de Blanes. Metemos la masa en el horno unos 15 minutos. Es lo que se llama "cocer en blanco". Retiramos del horno, sacamos las piedrecitas y, si es necesario, volvemos a entrar la masa en el horno 5 minutos más para que se termine de cocer. Ya la tenemos lista para rellenar.

PARA SABER MÁS
Una base para rellenar con lo que queramos, dulce o salado. La podemos tener hecha con antelación.

Júlia