INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

1 pierna de Cordero de 1,8 kg.
6 alcachofas
1 cebolla
2 tomates maduros
3 pimientos del piquillo
1 vaso pequeño de brandi
Sal y Pimienta negra

 

Para la picada
1 rebanada de pan de hogaza
12 avellanas tostadas
5 nueces

 

PREPARACIÓN Y COCCIÓN

En una sartén freímos la rebanada de pan y la reservamos. Limpiamos y cortamos las alcachofas en cuatro, las freímos y las reservamos.

Salpimentamos el cordero y lo doramos ligeramente en la sartén. Lo acabaremos de cocer en la cazuela. Picamos la cebolla muy fina y la rehogamos a fuego lento hasta que quede transparente. Añadimos el tomate rayado. Cuando esté cocido lo incorporamos a la cazuela donde tenemos el cordero. Mojamos con el brandy. Preparamos una picada en el mortero con el pan frito, las avellanas, las nueces y lo incorporamos a la cazuela. Añadimos agua a la cazuela, sin que el cordero quede totalmente cubierto. Lo dejamos cocer a fuego lento 30 o 40 minutos, vigilando que no quede seco. Quince minutos antes de acabar, ponemos las alcachofas y, al final, los pimientos del piquillo. Como todos los estofados, siempre son más sabrosos al día siguiente.

PARA SABER MÁS

Esta caldereta de cordero  la empezó a cocinar la abuela Guadalupe; su hija Consuelo la mejoró añadiendo las alcachofas y Carmen, su nieta que también la cocina, nos la ha hecho llegar. Un legado gastronómico que ha pasado de generación en generación.

 

RESULTADO 

Un plato de invierno buenísimo que podéis tener preparado con antelación.

Montse