INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

Para el brazo de gitano
750 g de patatas
100 g de atún en aceite
2 huevos de 50 g.
100 g de cebolla
5 o 6 cucharadas de tomate frito
2 pimientos piquillo o pimiento asado
20 g de mantequilla.
10 ml de leche
1 hoja de gelatina (cola de pescado, opcional)
6 aceitunas rellenas.
3 tiras de cebollino

Para hacer la mayonesa
1 huevo
150 ml de aceite de oliva virgen
Sal
1 diente de ajo

PREPARACIÓN
Ponemos una olla al fuego y hervimos las patatas peladas y cortadas en trozos grandes. En un cazo ponemos a hervir los huevos. Mientras pochamos la cebolla picada, no es necesario que quede dorada; añadimos el tomate, removemos y reservamos. Cuando la patata esté cocida, la escurrimos, la ponemos en un bol, la aplastamos con un tenedor, y añadimos la mantequilla. Tomamos la hoja de gelatina y la hidratamos en un vaso con agua un par de minutos. Calentamos la leche y le añadimos la hoja de gelatina hidratada que se nos deshará removiendo un poco. Este último paso es opcional, pero si no lo hacemos debemos asegurarnos de que el brazo tenga consistencia. Añadimos la mezcla de leche con la gelatina al bol y mezclamos con la ayuda de una espátula.
Extendemos un paño de cocina encima de la mesa. Ponemos la patata aplastada encima del paño, cubrimos con otro paño. Pasamos el rodillo por encima; nos quedará una capa de patata lisa y fina, estirada como si fuera una masa. Ponemos el sofrito esparcido en la zona central, añadimos unos trocitos de huevo duro por encima, el atún y las aceitunas rellenas cortadas. Enrollamos el brazo.
Para enrollar el brazo debemos coger el paño y levantarlo suavemente. La patata se doblará y el brazo se enrollará sin ningún problema. Al mismo momento que lo enrollamos ya lo podemos colocar a la fuente de servir. Untamos la superficie con la mayonesa, decoramos con huevo duro cortado en rodajas, tiritas de pimiento del piquillo, aceitunas rellenas y un poco de cebollino picado.

PARA SABER MÁS
El brazo de gitano de patata es un clásico de nuestras madres que no fallaba nunca en verano, nos trae muchos recuerdos ...
Tanto el relleno como la decoración la podemos modificar en función de lo que nos guste y tengamos a mano en casa.

RESULTADO
Un plato de toda la vida, vistoso, fresco, bueno, y que en verano no puede faltar. Ideal para dejarlo preparado con antelación para cuando llegamos de la playa!

Montse