Tortilla de patatas 

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS
1,250 kg de patatas
1 o 2 cebollas grandes
Aceite de oliva virgen extra
Sal
8 huevos de tamaño normal (50 g)


PREPARACIÓN Y COCCIÓN
Pelamos la cebolla y la cortamos un poco más gruesa que si fuera a la juliana. Ponemos una sartén con aceite al fuego y añadimos la cebolla en frío. El aceite se irá calentando poco a poco. Mientras, pelamos las patatas, las aclaramos, las secamos con un paño y las cortamos a rodajas con la ayuda de una mandolina. Si no tenemos este utensilio, con madera y cuchillo. Cuando el aceite esté caliente, veremos que la cebolla empieza a cocer. Añadimos las patatas, las mezclamos con una espátula de madera para que se impregnen del aceite.
Deben quedar casi cubiertas, no del todo, si conviene añadiremos más aceite, despacito, para evitar que se enfríe. Calcula unos 400-450 ml de aceite (dependerá del tamaño de la sartén).
Las patatas no deben quedar doradas, deben de hervir dentro de aceite hasta que estén bien cocidas. Las pinchamos y cuando las tengamos al punto, preparemos un plato hondo y un escurridor.
Iremos retirando las patatas con cuidado y les añadiremos la sal por capas. Guardamos el aceite de freír. En un bol batimos los huevos con un poco de sal, incorporamos las patatas con cuidado y lo mezclamos suavemente para evitar que se deshagan.
En la misma sartén, ponemos un hilo del aceite de freír y vertemos la mezcla. Sacudimos suavemente para que no se pegue y dejamos cocer a fuego bajo-medio unos 10 minutos aprox. Iremos sacudiendo, y si conviene taparemos la sartén y bajaremos el fuego para evitar que se queme por fuera y quede cruda por dentro.
Cuando la tortilla haya cuajado, secaremos la tapadera con papel de cocina, le pondremos un poco de aceite (para que la tortilla resbale), y daremos la vuelta a la tortilla. Le damos buena forma y pulimos los bordes con la espátula de madera, nos tiene que quedar bien redonda.
Acabamos de cocer, apagamosel fuego, tapamos y dejamos reposar la tortilla dentro de la sartén unos minutos. Al cabo de un rato, ponemos la tortilla en un plato grande y ya la podemos servir.


PARA SABER MÁS
Para freír las patatas gastaremos una buena cantidad de aceite; no hay que tirarlo. Yo lo aprovecho para hacer otras tortillas, sofrito de macarrones, pollo asado, fideos a la cazuela...
Dependiendo del tipo de patatas que usemos, tardaremos más o menos tiempo en freírlas. Yo no tengo manías, hago la tortilla con las patatas que tengo (de proximidad y de calidad), y me adapto.

RESULTADO EN LA MESA
No conozco a nadie a quien no le guste la tortilla de patatas. Fría, caliente, del día antes... No falta nunca en las barras de los bares, por sofisticados que éstos sean. Os he querido explicar la que hago en casa. Con las cantidades que pongo, podría ser para más personas, pero es un vicio, a la hora de comerla no suele quedar. Buen provecho!

Julia