INGREDIENTES PARA 6-8 PERSONAS

1,200 kg de alcachofas tiernas
1 lámina de pasta brisa
250 g de cebolla
100 g de queso parmesano rallado
4 huevos
200 ml de nata líquida para cocinar
5 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de mantequilla
Sal y pimienta negra molida

UTENSILIOS

1 molde redondo de 26 cm de diámetro.

PREPARACIÓN Y COCCIÓN
Lavamos las alcachofas, cortamos los tallos y retiramos las hojas exteriores. Las cortamos a lo largo en cuatro o seis partes y las reservamos con agua y zumo de limón para evitar que se oxiden. Los troncos los pelamos y los añadimos al bol con las alcachofas.
Pelamos y laminamos la cebolla. La rehogamos en una cazuela con un poco de aceite evitando que quede dorada.
Añadimos las alcachofas a la cazuela, salpimentamos y dejamos un par de minutos. Mojamos con un vaso de agua, tapamos y bajamos el fuego. Lo dejamos a fuego lento 30 minutos hasta que el agua se haya consumido. Las alcachofas tienen que quedar muy tiernas.
Dejamos enfriar.
En un bol, preparamos una mezcla con el queso rallado, los huevos batidos y la nata líquida. Reservamos.
Calentamos el horno a 180 °C, calor bóveda y solera.

Ponemos la masa en el molde

Sacamos la pasta brisa de la nevera y la estiramos con un rodillo dándole forma redonda y fina. Untamos el molde con mantequilla.
Para trasladar la masa al molde, la enrollamos con el rodillo y la desenrollamos sobre el molde. Presionamos con los dedos para ajustarla a la base. Recortamos la masa que sobre.
Pinchamos la base con un tenedor para evitar que se hinche en el horno. La dejamos en la nevera unos 15 minutos.
Seguidamente, cubrimos con papel de horno y, encima, podemos poner legumbres. Nosotras hemos puesto piedrecitas de la playa de Blanes.
Entramos al horno unos 15 minutos. Es lo que se llama "cocer en blanco". Retiramos del horno, sacamos las piedrecitas y, si hace falta, horneamos 5 minutos más para terminar la cocción. Sacamos del horno. Retiramos el papel i las legumbres o piedrecitas.
Ya la tenemos a punto de rellenar.

Añadimos la mezcla sobre la masa cocida

Repartimos las alcachofas sobre la masa. Añadimos la mezcla del bol que hemos reservado (queso rallado, huevos y nata), repartimos bien y la nivelamos.
Entramos la quiche al horno a  180 °C, 40 minutos, hasta que el relleno haya cuajado y veamos la superficie dorada.
La servimos caliente o a temperatura ambiente.

PARA SABER MÁS

Lo más importante de esta receta es la calidad de las alcachofas, tenéis que comprarlas frescas y muy tiernas. Cuidado con  la sal, el queso parmesano ya tiene bastante.
El tiempo de cocción puede variar. Cada horno es distinto, tenemos que vigilar.

RESULTADO

Una tarta buenísima que podemos preparar con antelación. Tenemos que aprovechar la temporada de alcachofas para disfrutar de esta receta.

Montse y Júlia

 

VIDEORECETA

Tarta de alcachofasLa receta en 2 minutos