Ingredientes para 4-5 personas. Salen unas buenas raciones.

750 g de garbanzos cocidos
2 cebollas medianas
2 manzanas verdes ácidas
100 g de pasas sultanas
1 cucharada de cúrcuma
1 cucharada de café de comino molido
1 cucharada de comino en grano
1/3 de rama de canela
1 guindilla pequeña
1/4 de limón confitada con sal (1) (opcional)
3 cardamomos
Aceite, sal y un poco de pimienta negra muy
Vino blanco, un vasito (opcional)

PREPARACIÓN

Cortamos la cebolla en juliana (puede ser cebolleta). Pelamos las manzanas y las cortamos en dados. Ponemos las pasas a remojar con agua mineral y las reservamos. Hacemos un sofrito con las cebollas, cuando la cebolla esté transparente añadimos la manzana cortada en dados e incorporamos todas las especies. Agregamos un poco de agua mientras el sofrito va cociendo para que no quede dorado y vaya confitando. Un vasito de vino blanco también le va bien. Cuando tengamos  el sofrito al punto, añadimos los garbanzos cocidos y las pasas y los cubrimos con el agua. Rectificamos  de sal. La cantidad de sal es importante y difícil de ajustar, ya que hay muchos ingredientes (cebolla, pasas y manzana) que hacen que el plato sea dulce. Dejamos cocer todo unos 10 minutos y ya estan listos para  servir.

PARA SABER MÁS

(1) Los limones confitados en sal son típicas de Marruecos y se hacen poniendo limones abiertos, sin acabar de partir, en sal gorda en un frasco grande. El limón con la sal produce un gusto especial que sirve para cocinar  asados ​​de carnes, aves, aceitunas, pescado cocido, escabeches y verduras. Hay que buscar limones que no sean encerados para hacerlo. En esta receta es un ingrediente secundario.

Los garbanzos pueden ser de bote o comprarlos cocidos (si se compran cocidos a granel, pediremos  un poco de jugo de la cocción). Si los quieres cocer en casa, aquí os explicamos como hacerlo:

Los garbanzos son quizás las legumbres más difíciles de cocer, deben lavarse bien y poner a remojar con agua mineral o filtrada y sal. Los dejamos en remojo durante 12 horas. Pasado este tiempo, se escurren, esparcimos por encima una cucharadita de bicarbonato, frotamos un poco con las manos y esperamos unos minutos para  enjuagarlos bien y cocerlos con agua mineral nueva que ya tendremos preparada  caliente y sal. Una segunda opción es poner los garbanzos a cocer añadiendo una cucharadita de bicarbonato al agua. También podemos añadir un trozo de alga kombu al agua de cocción, ayuda a la cocción  y aporta una buena cantidad de minerales. Tendremos los garbanzos cocidos en unos 40 minutos. Hechos en casa son muy buenos.

RESULTADO

Esta receta me la pasó en Pep Prats. Como no sabemos ni la procedencia ni el nombre original, la he bautizado con su nombre. Una manera diferente y sorprendente de comer garbanzos. Ajustar la cantidad de las especies a vuestro gusto. Este plato se congela muy bien.