INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

4 pimientos rojos de unos 250 g.
4 berenjenas de unos 180 g.
4 cebollas de Figueres de unos 150 g.

Para la salsa
1 diente de ajo
Unas ramitas de perejil
El zumo de un limón
La misma cantidad de aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta negra molida
1 cucharada sopera de mostaza.

Preparación y cocción

Lavamos los pimientos, las berenjenas y los secamos. Preparamos la bandeja del horno y ponemos  las cebollas sin pelar. Nos ponemos un poco de aceite en las manos, untamos bien las berenjenas, los pimientos y los ponemos en la bandeja. Lo metemos en el horno frío y, si tenemos 4 posiciones para la bandeja, la pondremos a la altura 3. Conectamos el horno a 210ºC, calor arriba y abajo, y  horneamos 45 minutos. Apagamos el horno y  dejamos 10 minutos de reposo. Sacamos la bandeja del horno y dejamos enfriar. Pelamos las cebollas, las berenjenas y los pimientos. De estos últimos también retiramos las semillas. Lo cortamos a tiras, tal como se ve en la foto, y ya  lo tenemos listo para servir.

Para hacer la salsa

En un  bote de cristal mezclamos los ingredientes de la vinagreta, añadimos el ajo y el perejil bien picado. Tapamos el bote y agitamos enérgicamente. Ya tenemos la salsa lista.

PARA SABER MÁS

Si hacemos escalibada, merece la pena llenar la bandeja del horno. Se guarda 3 o 4 días perfectamente en la nevera. También se congela muy bien. Es un buen recurso para acompañar platos de carne o como entrante. La cebolla de Figueres, al ser más plana, se cuece mucho mejor. Debemos evitar que las cebollas sean grandes. Si utilizamos cebollas pequeñas, nos aseguramos de que toda la escalivada se cuece por  igual. El tiempo y la temperatura que os damos es bastante exacto.

RESULTADO 

Tanto en verano como en invierno, un plato socorrido y práctico.

Júlia