INGREDIENTES

36 unidades de pasta wantán (china)
250-300 g de calabaza
100 g de queso de cabra
1 o 2 cucharadas de queso parmesano rallado
1 cucharada de azúcar moreno (opcional)
Sal
Pimienta
Comino
Aceite
Mantequilla
Piñones
.

PREPARACIÓN

En una fuente para el horno forrada con papel vegetal, ponemos la calabaza cortada en dados de 1 o 2 cm tapada con papel de aluminio. La cocemos al horno a 180ºC unos 30 minutos. Una vez cocida la calabaza, la aplastamos con un tenedor y la mezclamos con el queso de cabra y el queso parmesano rallado para hacer el relleno. Añadimos pimienta al gusto y salamos con precaución puesto que los quesos ya llevan sal.

Montamos los raviolis: Ponemos el cuadrado de pasta wantán, mojamos los lados para que se peguen y encima de cada placa ponemos un poco de relleno. Damos forma de cuadrado o la que nos guste, tal como os mostramos en las imagenes. Cocemos los raviolis con agua y sal, los retiramos y los ponemos en la bandeja para servir en la mesa. En una sartén, fundimos un poco de mantequilla con un hilo de aceite, añadimos los piñones tostados previamente y damos un par de vueltas. Esparcimos por encima de los raviolis esta salsita y lo acabamos con el queso parmesano rallado.


PARA SABER MÁS                                            

Podemos sustituir la pasta wantán por 18 placas de lasaña precocinada o pasta fresca para lasaña, pero con la pasta wantán es más fácil. Si utilizamos placas de lasaña, tenemos que seguir las instrucciones del fabricante para cocerlas. Esta receta la aprendimos en el aula gastronómica Espai Boisá de Barcelona

RESULTADO

Podemos preparar una parte del plato con antelación. Podemos tostar los piñones, el relleno y en el último momento cocer los raviolis. Es un plato de pasta diferente.

 

Montse