INGREDIENTES para 4 personas

4 caballas limpias y fileteadas
1 o 2 tomates rojos 
4 rodajas de queso de rulo de cabra de 1 cm de espesor
Hierbas de Provenza o las que más gusten
Pimienta blanca molida
sal
Aceite de oliva virgen

PREPARACIÓN

Pedimos en la pescadería que nos limpien las caballas y que hagan 2 filetes sin espinas de cada una. Las pasamos rápidamente por agua y las dejamos escurrir dentro de un escurridor. Pelamos los tomates y los cortamos en rodajas de 1/2 cm, reservamos las más bonitas. Encendemos el horno a 180ºC arriba y abajo 10 minutos. Preparamos una bandeja y la cubrimos con papel de horno. Cogemos los filetes de caballa y los secamos con papel de cocina, los salpimentamos y ponemos las hierbas. En la fuente de horno disponemos los filetes sazonados, planos y con la piel debajo. En la parte de la cabeza, que es la más ancha, ponemos una rodaja de tomate, encima del tomate ponemos el queso de cabra. Cerramos la caballa doblando la cola para que nos tape el relleno (tal como se ve en la foto). Lo pintamos con aceite de oliva. Si al doblarlo no se nos aguanta, lo pinchamos con un palillo como si fuera una brocheta. Entramos la bandeja en el horno y lo dejamos cocer unos 15 minutos. Vigilamos el horno y veremos como las caballas cambian de color y el queso se empieza a ablandarse. Sacamos las caballas del horno y con una espátula separamos con cuidado el pescado del papel de horno y lo ponemos en el plato; retiramos el palillo y servimos enseguida.

RESULTADO

Una manera muy sencilla y al mismo tiempo diferente de preparar las caballas. Un pescado económico con un toque de fiesta.

Júlia