Mona de Pasqua

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

Para el bizcocho de yogur
4 huevos
1 yogur natural
1 piel de limón rallada
2 medidas de azúcar
1/2 medida de aceite de girasol
3 medidas de harina
1 sobre de levadura química (Royal)
Una pizca de sal

Para el relleno
Mermelada al gusto

Para la cobertura y decoración
150 g de chocolate de cobertura
1 cucharada de mantequilla
Huevos de chocolate
Plumas
Algún detalle que os guste

Utensilios
Un molde metálico desmontable de 20 cm
Una batidora eléctrica de varillas
3 boles

PREPARACIÓN 
Calentamos el horno a 180ºC arriba y abajo. Separamos las claras de las yemas. Preparamos el resto de ingredientes. En un bol mezclamos la harina con la levadura y lo reservamos. En un segundo bol, montamos las claras a punto de nieve con la sal y las reservamos. En un tercer bol, batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen. Añadimos poco a poco el yogur y el aceite. Lo mezclamos bien con la espátula. Añadimos la piel rallada del limón y la harina y la levadura tamizadas con un colador, poco a poco, en 2 veces envolviendo suavemente con una espátula. Y finalmente incorporamos las claras siguiendo el mismo procedimiento.
Preparamos el molde, lo untamos con mantequilla y lo  espolvoreamos  con harina. Vertemos la masa y lo entramos al horno. Dejamos cocer 10 minutos a 180ºC, después bajamos la temperatura a 170ºC y lo horneamos unos 30 minutos. Pinchamos con un palillo para comprobar que está bien cocido.
Dejamos enfriar, cortamos  el bizcocho en  2-3 capas y lo rellenamos con mermelada.

Preparación de la cobertura
Ponemos el chocolate y la mantequilla en un tazón de vidrio en el microondas a media potencia un par de minutos. Vigilamos que no se queme. Lo retiramos antes de que esté demasiado líquido y lo dejamos a punto de pomada. Esparcimos la cobertura por encima del pastel y por los laterales. Lo decoramos a nuestro gusto.

PARA SABER MÁS
Utilizamos  chocolate de cobertura del 70%, el resultado vale la pena. La mermelada puede ser la que más nos guste; la de albaricoque o fresa es muy adecuada. Si os da pereza hacer la cobertura, siempre podeis recurrir a la crema de avellanas comercial.

RESULTADO 
Una manera fácil de hacer una mona buenísima. Qué aproveche!

Montse y Júlia