Alcachofas confitadas con gamba roja

INGREDIENTES

Alcachofas muy tiernas
Aceite de oliva virgen extra
Sal  en escamas
Pimienta negra molida
Gamba roja pequeña

PREPARACIÓN Y COCCIÓN

Ponemos una cazuela  de medida adecuada a la cantidad de alcachofas, con aceite a fuego muy suave. Limpiamos rápidamente las alcachofas dejando el tronco y las iremos  poniendo boca abajo en la cazuela. Procuraremos que  ocupen toda la cazuela, que queden cubiertas de aceite y que se mantengan  derechas. Las confitamos  a fuego muy suave (no tienen que freír), unos 15 minutos. Las pinchamos con un palillo para comprobar la cocción. Las sacamos de la cazuela y las dejamos escurrir sobre una rejilla.

Mientras, pasamos las gambas por la sartén  con un poco de aceite. Las dejamos enfriar, las pelamos y las reservamos. Guardamos cabezas y pieles.

Preparamos una bandeja, cortamos las alcachofas en dos, salpimentamos y posamos una gamba encima de cada mitad. Servimos caliente.

PARA SABER MÁS

Podemos preparar un aceite de gambas, poniendo en un cazo pequeño con aceite cabezas y pieles y dejar unos 10 minutos a fuego bajo. Con una cuchara de madera aplastaremos las cabezas  para que suelten su jugo. Colamos y reservamos. Podemos añadir unas gotas de este aceite a las alcachofas si deseamos acentuar el sabor a gamba..

Cuando confitamos las alcachofas es importante que la temperatura no sobrepase los 100ºC para evitar que las alcachofas se frían.  Si nos pasamos de apartamos  la cazuela del fuego o ajustamos añadiendo un poco de aceite frío.
Si no disponemos de termómetro, sabremos que la temperatura está al punto cuando se forme en el aceite una fina línea de burbujitas que suben hacia la superficie. 

El aceite de confitar lo guardamos y lo aprovecharemos para hacer una tortilla de alcachofas, un arroz de verduras, etc. No damos cantidades, a voluntad. Calcular dos gambas por cada alcachofa.

Esta receta, absolutame deliciosa, nos la enseñó Assumpta, de Verdures Montells, que a su vez la aprendió de una clienta, Mercé. 

RESULTADO

Una manera diferente y buenísima de comer alcachofas. La combinación con las gambas es espectacular!

Júlia